lunes, 3 de octubre de 2011

Sidekick 2.


 Tapa de la Revista Sidekick #2.
Ilustración: Ignacio Calero.


Critica de Federico De Los Santos sobre Revista Sidekick en La Diaria( Martes 22 de Marzo del 2011)


Sidekick en Zona Negativa por  Mariano Abrach ( Jueves  17 de Marzo del 2011)

La difusión del comic es siempre una tarea ardua, y mucho más si se lo hace a conciencia, pensando a largo plazo, tanto en lo que respecta a los autores que los realizan como al público que los consumirá. La dificultad, evidentemente, no es algo que acobarda al grupo que creó y lleva adelante la revista Sidekick, ya que sus objetivos apuntan directamente a esa tarea.
Esta publicación es originaria de Uruguay, y por lo tanto hablamos de la difusión del género a lo largo y a lo ancho de ese país, en sus diferentes niveles. Es un proyecto que tiene sus raíces en el año 2008, cuando el artista y editor Ignacio Calero se decide a perseguir un horizonte más ambicioso, pensando en la formación de nuevos autores uruguayos, colaborando tanto en lo que respecta a lo estrictamente artístico como al ambiente profesional del comic, desde su país hacia afuera. De esa idea es de donde surge la revista Sidekick, cuyo primer número logró ver la luz en 2010, luego de varias complicaciones esencialmente económicas. Hoy en día cuenta con dos ediciones ya publicadas y distribuidas, con una tercera en camino.

La revista consiste en una antología de cómics de autores uruguayos, con la mente puesta en el público local, que según cuenta Calero a Zona Negativa, no está ampliamente formado en la lectura de historieta. En pos de abarcar y captar a la mayor cantidad de lectores, Sidekick presenta en sus páginas una gran diversidad de historias, con variedad de géneros y de estilos tanto en guiones como en dibujos. De esta manera, en ella nos encontramos con cómics que para alguien que ya cuenta varios años de experiencia de lectura pueden resultar ingenuos o inocentes, pero al toparse con eso hay que tener en cuenta los objetivos de la revista.
De todos modos, hay también material para lectores formados en esto del comic; personalmente destaco Las aventuras de Guálter el conejo, en la que el autor Agustín Cafferata juega con las características, lugares comunes y límites del género, en varias dimensiones, de una manera muy entretenida e interesante. Otro comic que cabe resaltar, que conquista nuestra atención por la construcción del guión y por el genuino estilo de su dibujante, es la unitaria La Sombra de uno mismo, a cargo de Rodrigo Germán y Guillermo García Cruz, respectivamente.
El mencionado tema de los lugares comunes es recurrentemente explotado en las historias que presentaSidekick, en particular en lo referido a estereotipos del comic de superhéroes, como recurso humorístico principalmente, como se puede leer en Capitán Oriental y Los Ajusticiadores!.
Además de los ya mencionados, hay otros artistas que participan en Sidekick que merecen ser destacados. Es el caso de Joel Correa, un talentoso dibujante con gran capacidad narrativa que se encarga del aspecto visual de La Casta Escarlata; de Eduardo Correa y Matías Olivera Arbón, que recrean notablemente la presentación gráfica de los cómics de superhéroes clásicos; y también de Fernando Ramos y el propio Ignacio Calero, que en Martillo de Brujas colaboran con el estilo de los dibujos y colores al misterio que carga el guión.
Otro elemento interesante, desde el punto de vista artístico y editorial, es el de las ilustraciones y el humor gráfico de una página, en especial los realizados por Troche, que además de ser un contenido de calidad funcionan como separadores entre historias.
No obstante, no se queda sólo en eso el material de Sidekick: se encuentran también historias de aventuras, suspenso, misterio, etcétera. Así se construye una especie de paneo general del mundo de la historieta, a lo largo de sus páginas. Con esta amplia oferta, se intenta dar algo a cada público potencial, y contribuir a la formación de lectores de historieta en Uruguay, donde falta una base, una cultura del comic a gran escala; así se busca satisfacer a todos para conseguir la atención de nuevos lectores.
Claro que para interesar con lo de adentro, hay que conseguir que se acerquen a la revista y se la lleven. Esto se busca con llamativas portadas a todo color y un interesante tamaño de 29 x 22 cm., para que una vez que se abra nos encontremos con más de cien páginas también a todo color, con poca publicidad, ningún artículo y muchos cómics, todo a un costo muy bajo (50 pesos uruguayos, equivalente a unos 2,50 dólares €1,90 euros). Con estas armas se busca hacer frente a la competencia, dentro de la oferta del género así como de cualquier otro producto, ya que Sidekick se distribuye a través de los kioscos en las calles de las ciudades de Uruguay, siempre con el objetivo de llegar más allá de los lectores de cómics ya existentes y alcanzar a un público más general.
Pero además de la captación de gran cantidad de lectores, nuevos y viejos conocedores, otro objetivo importante del grupo que hace Sidekick es la formación de autores profesionales. Todos, o casi todos, los que publican en esta revista son nuevos escritores y dibujantes que están comenzando sus carreras y que por ende tienen mucho que aprender, en todos los ámbitos. Para eso también existe este proyecto, buscando siempre seguir mejorando y profesionalizando, haciendo escuela, tal como dice el director general Calero.
Es evidente, entonces, que Sidekick no es sólo una revista, ya que el objetivo no solamente es hacer cómics, sino hacerlos profesionalmente, con todo lo que eso implica. Es por eso que desde la revista también se organizan charlas, talleres, seminarios, etcétera, con el fin de fomentar y colaborar con el desarrollo de autores profesionales, que sepan cómo hacer cómics, y también cómo manejarse en el ambiente del competitivo mercado editorial nacional e internacional.
Y esa es otra pata del ambicioso plan de los creadores de Sidekick: proyectar a los autores que se formen en su seno al exterior, en donde las oportunidades, para qué negarlo, son mayores que en Uruguay.
En todo eso se encuentra trabajando actualmente todo el equipo de la revista (editores, escritores y dibujantes), mientras ya cuentan con tres números completos y apuntan a alcanzar los seis, para seguir luego con un plan de publicación mensual con menor cantidad de páginas, entre otras ideas editoriales.
Publicar un comentario